Les Volières


No sé muy bien a qué se debe pero desde hace un tiempo tengo bastante obsesión por los pájaros. Láminas antiguas de pájaros, bisutería de pájaros, ropa de cama estampada con pájaros y, sobre todo, lámpara de pájaros.

O más bien, LA lámpara, “la pajarera”, como ha sido bautizada. Un precioso diseño del francés Mathieu Challières por el que muero de amor. De vez en cuando entro en Amazon, donde todavía está disponible, y pienso que está esperando por mí. Y ya la veo colgada en el salón, rotunda de formas, pero en verdad ligera y delicada.



Precisamente leyendo ayer Yodona encontré el argumento perfecto para convencer a la otra M de que la necesitamos. Un reportaje sobre la preciosa casa de Cristina Giménez, directora de Ivorypress, en el que explicaba cómo el hecho de cambiar de ciudad muchas veces implicaba poder guardar pocas cosas. Identificación 100%.

Aún así, ella decía necesitar llevarse consigo algunas piezas clave -en su caso sobre todo arte y muebles de diseño- porque éstas dicen cosas de nosotros, de lo que hemos vivido y con quien y, por supuesto, ayudan a darle el nombre de “hogar” al nuevo destino. Bienvenue, ma belle volière!

No hay comentarios:

Publicar un comentario