Muchos tequieros


Apenas me entero nunca del momento extra-de-azúcar sanvalentinero. No me gustan las fechas en las que todo el mundo tiene que regalar como norma general, a excepción claro está de los cumpleaños. Pero bueno en realidad, ese día no deja de ser el día de uno sólo –a no ser que tengas la mala suerte de conocer a alguien que cumpla años el mismo día que tú. Un verdadero bajón-.

El caso es que, aunque el mejor tequiero es el que se dice de verdad todos los días, hay otros mucho más banales que tampoco están mal. No estoy hablando de postales con corazones, pero casi.


Shanna Murray es una ilustradora que, como muchos otros en su gremio, ha sabido sacarle rédito a sus trabajos a través de la moda de los vinilos. Ojo, que hay vinilos y vinilos, pero los de esta artista neoyorquina, en blanco o negro, me parecen preciosos en toda su simplicidad.

Un frase que no repetimos tanto como deberíamos, un deseo para nuestros pequeños, una palmadita en la espalda a nosotros mismos… Me los imagino en la habitación de un recién nacido todavía sin terminar de amueblar, junto a la cuna, llenando toda la estancia.

via pinterest aquí y aquí

Mi favorito

No hay comentarios:

Publicar un comentario