Problemas del primer mundo: ordenar o no la librería

via pinterest aquí y aquí


Nada de pies, ni selfies con caras de sueño, ni platos estupendos. El mundo del posado parece no tener fin. Ya hace unos días que Raquel, de GT Fashion Diary –por cierto, probablemente el blog que sigo desde hace más tiempo y con más devoción-, adelantaba que la nueva moda de Instagram es fotografiar los libros más cool que forman parte de nuestra biblioteca. Una tendencia que ha sido bautizada como shelfies.

Como somos muy del “y yo más”, la tendencia ha seguido creciendo y ya incluso se habla de una adicción por la compra compulsiva de títulos solo para hacer bonito.

Pues bien, el remate viene cuando decidimos abrir el objetivo de la cámara y aparecen las distinguidas librerías ordenadas por gamas cromáticas. Todo el arco iris con sus siete colores correspondientes perfectamente alineados en horizontal, vertical y –¡ojo!- también en diagonal. Sin duda, una verdadera obra de ingeniería.

No sé si me encanta o me asusta el nivel de frikismo.

via pinterest

No hay comentarios:

Publicar un comentario