Fregar a mano


Entiéndanme. No seré yo quien quite méritos a la lavadora y el lavavajillas en esto de facilitarnos la vida. Pero es que viendo la foto del fregadero de Annacate –un delicioso blog sobre la vida slow de una familia sueca-, a cualquiera le dan ganas de ponerse en faena y dejar la vajilla de la abuela como una patena.

Si es que, al final, no se trata de invertir burradas en decorar la casa, sino en hacerla hogar con pequeños toques bonitos que nos alegren el día y nos despierten del letargo en el que nos sume muchas veces la rutina, ese letargo en el que, literal, no vemos más allá de nuestras narices –bueno, y de nuestra pantalla de iPhone-. Una luz cálida que entra por la ventana, una madera vieja a nuestros pies, la forma tan delicada de ir curvándose el tulipán… La vida es poco más que eso.

Y en esa misma línea va el buscar la belleza o la estética –no sé muy bien cómo decirlo- en las cosas más insignificantes del día a día, como en la esponja y el jabón con el que lavaremos los cacharros. Los cepillos podrían ser de Dille & Kamille, una deliciosa marca de hogar holandesa, en la que predomina la madera, el cristal transparente y los tejidos de lino. Todo allí, incluso los artículos de limpieza, respiran esa preciosa sencillez slow. Sin duda, mi tienda favorita en Bruselas.

El jabón para vajilla es de una firma sueca, L:a Bruket, que se dedica a elaborar jabones y aceites corporales, cremas faciales y algún producto de limpieza de hogar de forma artesanal y con ingredientes orgánicos. Zanahoria y bergamota, cilantro y pimienta negra, limón y romero, pepino y menta… Un deleite para el olfato.


¿Quizá sea too much? Quizá.  Puede que el momento decorativo se me haya ido de las manos –aunque negaré haber dicho esto delante de la otra M-. Pero, cuanto más miro la foto de Annacate, más me reafirmo en que ver ese fregadero in situ seguro que alegra las mañanas.

Al final, la vida ya trae muchas mierdas sin quererlo. Así que, si está en mi mano, prefiero que en mi casa los estropajos sean también de los bonitos y huelan a flores.

Fotos: Another side of this life // L:a Bruket

No hay comentarios:

Publicar un comentario