Made For Each Other


Tengo una relación muy de amor-odio con Instagram. Me hace remolonear y perder el tiempo cuando no quiero arrancar y, sin embargo, termina sorprendiéndome, llevándome de la mano hacia grandes descubrimientos.

Si no, ya me diréis cómo hubiera dado yo con el taller de Aaron y Claire Van Holland, en North Hollywood, LA., un destino más que apetecible que, me temo, nunca he pisado. Los muebles que elaboran esta pareja de artistas me conquistaron por sus sencillas líneas midcentury y, más allá de ese primer vistazo, por su gran historia detrás.



En plena búsqueda de un pequeño proyecto en el que pudieran aunar diseño y sostenibilidad, Aaron heredó un granero familiar con más de cien años, que su padre estaba a punto de echar abajo. Toda la estructura de aquel granero había sido creada con abeto de Douglas, una especie que alcanza grandes tamaños y que, efectivamente, se suele utilizar para crear vigas y armazones.

Este hecho en principio aislado, no solo dio el empuje sino también la materia prima para poner en marcha mfeo Made For Each Other. Varoniles mesas de despacho, sillas asombrosamente curvas o un divertido espejo-estante triangular; piezas creadas una a una con el objetivo de disfrutarlas año tras años, hasta que sean heredadas por la familia. Según explicaba Aaron, Made For Each Other es una frase que aparece en la mítica película de Meg Ryan y Tom Hanks Algo para recordar: "nos gusta la idea de que cada una de nuestras piezas esté elaborada y destinada para un hogar especial". Y a quién no.



Todas las imágenes pertenecen a mfeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario