Cosas que adoro de Bruselas (III). Las segundas vidas


Vale, no estoy descubriendo América si digo que se lleva rebuscar entre los bártulos de la abuela, darles una capa de pintura (véase el furor por el chalk paint y los vídeos DIY en Youtube) y convertir lo viejo en nuevo.

Pero sí es cierto que, en España, se trata de una tendencia relativamente reciente. Nosotros, que hasta hace poco vivíamos en una abundancia y hapyness que creíamos eterna y a los que tanto nos cuesta apreciar lo nuestro, éramos más de comprar, tirar y volver a estrenar a la velocidad del rayo.

Quizá debamos agradecer a la crisis el ser ahora más conscientes de lo que tenemos y de las muchas posibilidades que tiene aquella cómoda heredada con un buen lavado de cara.

Lámpara de REstore, uno de los artistas participantes en UP Store

El caso es que aquí en Bélgica comprar de segunda mano no es ninguna novedad. Además –y esto es una afirmación absolutamente subjetiva-, tengo la sensación de que el belga medio tiene un mayor interés y un ojo más trabajado para el diseño y la decoración. Y con esto no me refiero a los modernos de Dansaert, sino a gente de la edad de nuestros padres y abuelos, que están acostumbrados a amueblar sus casas con mezclas absolutamente eclécticas de nuevas adquisiciones, herencias y tesoros de mercadillos diversos. Y todo con la mayor naturalidad.

Aquí,  además de que las tiendas de segunda mano están absolutamente normalizadas -no son las tiendas de moda en los barrios de moda-, todos los veranos y por barrios, la gente organiza brocantes súper caseros y saca a la acera todos aquellos enseres de los que se quiere desprender. Y a ello se unen las numerosas webs y grupos sociales que proliferan en Internet que promueven el trueque y la compra de cosas usadas (pssst., el "Segunda Mano" belga es como la cueva de Alí Babá para los amantes de la decoración, con miles de tesoros a precios de ganga).

Por eso no extraña que una de las organizaciones de carácter social con más prestigio sea Les Petits Riens, una ONG que ayuda a personas que han tenido problemas (alcoholemia, cárcel, etc.) a reinsertarse en la sociedad, gracias a los ingresos que consigue de la venta de muebles, electrodomésticos u objetos de decoración cedidos por otros. Su edificio principal, en rue Américaine, es una especie de bazar marroquí a lo belga donde pasarse horas rebuscando.

Sin embargo, lo que le hace más especial todavía son sus iniciativas absolutamente innovadoras. Su desfile de moda anual –que los diseñadores invitados llevan a cabo con prendas recogidas en el mismo centro- es uno de los eventos más esperados de la capital. La novedad de este otoño está siendo Up Store, un espacio efímero (sólo hasta el 23 de diciembre) que han creado en la misma sede para fomentar el upcycling, una vuelta de tuerca al reciclaje que pretende, no solo crear nuevos objetos o darles nuevas vidas, sino diseñar productos con desechos de mayor valor que los originales. El holandés Piet Hein Eek es uno de los rostros más conocidos que lleva a cabo esta técnica.

Así, Les Petits Riens pidió a una treintena de diseñadores belgas que dejaran volar toda su creatividad, escogieran aquello que quisieran de los cachivaches recogidos por la ONG y simplemente crearan. El resultado es de veras espectacular. Un espacio que recrea una casa, con su salón y su habitación de bebé, absolutamente de diseño, en la que campan muebles de inspiración midcentury con lámparas de formas orgánicas y toques algo kitsch, como platos estampados reconvertidos en relojes. Una selección de muebles y decoración realmente inspiradora y personal, además de absoluta edición limitada. Y todo, por supuesto, se vende. “Queríamos que las piezas se mantuvieran accesibles, aunque no hay que creer que reciclar materiales lleva consigo unos precios ridículos. Al contrario, el trabajo de selección, reparación, preparación y customización es considerablemente más importante que la utilización de nuevos materiales”, explicaba Stéphanie Gosuin, coordinadora del proyecto y una de las artistas de esta increíble metamorfosis de la materia.

Imagen de REstore
Imagen de Chic & Sheep




No hay comentarios:

Publicar un comentario